De cómo pasó a la final la selección favorita para llevarse la Copa del Mundo

12 de Julio de 2018 a las 16:55

De cómo pasó a la final la selección favorita para llevarse la Copa del Mundo

Ya se han disputado la dos semifinales del Mundial, y, en la primera, la ahora favorita para llevarse la Copa del Mundo, Francia, se enfrentó a un equipo belga que dio mucho de qué hablar durante todo el campeonato. El equipo francés llegaba a la semifinal tras eliminar a Argentina y a Uruguay, mientras que Bélgica llegaba tras eliminar con una remontada memorable a Japón y vencer a Brasil en uno de los mejores partidos del torneo. El partido Francia vs. Bélgica no defraudó, y pudimos ver lo mejor de jugadores como Hazard, Mbappé, De Bruyne, Griezmann o Pogba. Por ello, vamos a realizar un análisis táctico profundo de la propuesta que realizaron ambos equipos.

Esquema:

Para enfrentar a Francia, Bélgica presentó un esquema parecido al que utilizó frente a Brasil. En fase defensiva, Roberto Martínez abandonó la defensa de 3 que le acompañó prácticamente durante toda su estancia en la selección, y utilizó un 4-3-3 a la hora de defender. En este caso De Bruyne se colocó de extremo derecho, no como en Brasil que jugó de falso 9. Chadli fue el recambio del sancionado Meunier, mientras que Dembelé ocupó la posición de Chadli en el centro del campo. La altura defensiva de Hazard y De Bruyne variaba, por ello se puede hablar de 4-3-3 o 4-5-1.

En fase ofensiva, Bélgica volvió a su esquema habitual con 3 centrales. En este caso los carrileros eran Hazard por la izquierda y Chadli por la derecha. Kevin De Bruyne se centraba y tenía libertad de movimiento.

En cuanto al combinado francés, su esquema fue el tradicional 1-4-3-3. Los únicos cambios que presentó a lo largo del partido fue la altura de sus extremos, aunque no hubo grandes variantes de esquema como en el caso belga entre el ataque y la defensa. Al igual que en la fase defensiva de Bélgica, la única variante fue la altura de los teóricos extremos.

En ataque hay que apuntar que Griezmann tenía bastante libertad de movimiento, ocupando la banda izquierda solamente Lucas Hernández. Mbappe, por otra parte, si se mantuvo bastante ordenado ocupando la banda derecha.

Fase ofensiva de Bélgica

Bélgica apenas pudo salir en transición. Tal y como se presentó ante Argentina, Francia dejó liberadas las bandas. En aquel partido Mercado y Tagliafico apenas pusieron en aprietos a la defensa gala, pero Chadli y,sobre todo, Hazard, sí que encontraron la manera en poner aprietos a Francia.

El equipo belga orientaba su salida de balón a encontrar al carrilero libre. Fellaini intentaba fijar a Pogba para que no fuera a la ayuda de Hazard, y De Bruyne hacía lo propio con Chadli.

La inclusión de Fellaini se entiende también en clave ofensiva. El jugador del Manchester United se incorporaba como un delantero más cuando se avecinaba un centro lateral. A pesar de la envergadura de él y Lukaku, los centrales franceses se mantuvieron muy seguros y apenas permitieron aproximaciones de este modo.

De Bruyne tenía libertad por el frente de ataque. Cuando recibían Hazard y Chadli, ambos a banda cambiada, De Bruyne caía a banda para, si arrastraba a su defensor, permitir una diagonal del carrilero, pero si no arrastraba a su defensor quedar desmarcado en banda para centrar cómodamente.

Con los cambios, Roberto Martínez intentó centrar a Hazard y De Bruyne. No es extraño ver como cambió a dos mediocentros (Fellaini y Dembelé) por dos extremos (Mertens y Carrasco). De hecho, antes del cambio, se pudo ver en numerosas ocasiones a Fellaini ocupando el espacio de Hazard en banda, y el jugador del Chelsea jugando por dentro.


En la 2º parte Bélgica consiguió encontrar algo más a Lukaku, que con su juego de espaldas permitió activar en posiciones altas a Hazard y De Bruyne, que como ya hemos comentado jugaban más centrados.

Fase defensiva de Bélgica

En fase defensiva, Bélgica intentó parar las transiciones de Francia de dos maneras. En primer lugar, si perdían en zona de finalización, buscaban la presión tras pérdida para tratar de recuperar la posesión y parar la transición francesa.

La otra manera que utilizó Bélgica para detener las rápidas transiciones francesas fue la falta táctica. Esta circunstancia apareció más a menudo en la 2ª parte, cuando Bélgica se volcó para el empate y costaba detener la transición en su inicio

Fase ofensiva de Francia

Francia volvió a optar por el ataque empleado prácticamente durante todo el Mundial. Juego directo sobre Giroud, que es un coloso en estas acciones, y disputa de la 2ª jugada. Bajo esta circunstancia del juego, Francia pudo instalarse rápidamente en campo contrario.

Francia sigue llevando mucho peligro en las transiciones. Una pieza fundamental para el buen desempeño del conjunto galo es la aparición de Griezmann en el inicio de la jugada. El colchonero dota de claridad al ataque y permitió superar la presión tras pérdida belga con su visión de juego

Fase defensiva de Francia

Deschamps estuvo atento al daño que le ocasionó De Bruyne a Brasil al recibir a la espalda del pivote para iniciar la transición y dispuso una presión tras pérdida que prácticamente impidió que este jugador pudiera conectar una de estas transiciones.

La defensa de Francia fue muy seria en todo momento. Tuvieron una gran gestión de la ventaja, y Bélgica apenas pudo inquietar la meta de Lloris cuando estaba por debajo del marcador, y a menudo los belgas dieron muestras de impaciencia al ver la imposibilidad de sortear la organizada defensa francesa.

Matuidi y Kanté fueron fundamentales a la hora de interceptar el ataque contrario. Su presencia en el mediocampo francés permite que sea muy difícil para el rival tener juego interior. Además, sus interceptaciones permiten salir en transición a Francia.

Todos los análisis en este artículo están realizados con LongoMatch, la herramienta de análisis deportivo. Haz clic aquí para saber más.