Cómo trabajan las categorías inferiores del Depor

21 de Febrero de 2018 a las 10:53

Cómo trabajan las categorías inferiores del Depor

Entrevistamos a David Lagar que trabaja en las categorías inferiores del Deportivo de la Coruña. Nos da una visión muy importante sobre como trabajar el análisis táctico en el futbol base.

1. ¿Cuál es tu función actual en el Deportivo de la Coruña?

Soy segundo entrenador del Infantil de primer año además de coordinador del Dépor Campus en diferentes sedes y del Campus de tecnificación en A Coruña.

2. ¿Qué importancia piensas que tiene el análisis en el desarrollo de un equipo de fútbol?

El análisis es un acelerador del aprendizaje, ya que nos permite detectar tanto los problemas, individuales, grupales y colectivos, que suceden en el propio equipo, como las soluciones a aplicar. Asimismo, nos proporciona la oportunidad de conocer y reconocer las regularidades que se producen en el jugador y equipo rival. De esta manera, tenemos los ingredientes necesarios para comenzar a trabajar en el desarrollo del juego tanto desde el punto de vista individual como colectivo.

3. ¿A qué aspectos del juego le das mayor relevancia en el análisis? ¿Qué crees que incide más en el resultado de un partido?

Si nos referimos al análisis en el fútbol base lo más importante, desde mi punto de vista, son los aspectos individuales, especialmente aquellos que estamos trabajando en el entrenamiento o que sabemos que vamos a trabajar posteriormente, ya que, de este modo, tenemos material visual con el que profundizar en el aprendizaje y nos permite conocer el grado de consolidación de los contenidos. Dicho esto, no son pocas las ocasiones en la que los partidos nos proporcionan información adicional sobre nuestros jugadores a partir de la cual desarrollamos un plan de actuación para mejorar o reforzar un determinado aspecto.

Por otro lado, si nos referimos al fútbol profesional, uno de los indicadores más interesantes desde mi punto de vista, sería contabilizar el número de ocasiones en las que somos capaces de, tras recuperar el balón, llegar con él a zonas de finalización. Poseer un alto porcentaje significaría que hemos sido capaces de superar el entramado defensivo rival.

4. ¿Qué puede tener mayor relevancia, análisis del equipo propio o análisis del equipo rival?

En mi opinión, en el fútbol base lo más importante es el análisis del jugador propio, por una sencilla razón: nuestro objetivo principal es mejorar al jugador y para ello debemos conocerlo al máximo, desde sus potencialidades hasta sus debilidades. Solamente de esta manera podremos optimizar su desarrollo. El matiz individual que he querido darle a la respuesta diciendo jugador y no equipo propio, para nosotros, en el Deportivo, es importante. Es él el que promociona de categoría, el que llega al primer equipo, y a partir del cual debemos confeccionar nuestro proceso de enseñanza-aprendizaje. Cuanto más podamos individualizar este proceso, mejores serán los resultados que obtengamos del mismo. Esto no quiere decir que los compañeros no sean importantes, todo lo contrario, el contexto puede actuar tanto como potenciador como minimizador del desarrollo sino que el eje central es el jugador y sus características.

Dicho esto, creo que tampoco podemos despreciar el análisis del equipo rival ya que las acciones a realizar por parte de nuestro jugador dependerán, entre otros factores, de lo que haga el contrario. Reflexionar acerca de sus comportamientos significará conocer el juego, sus regularidades y las posibles soluciones ante ello, lo cual le hará mejor futbolista.

5. ¿Cómo es vuestra dinámica de trabajo de análisis en el Deportivo de la Coruña, con el futbol base? ¿Tenéis un departamento exclusivamente de análisis o cada entrenador se centra en aquello que él considera oportuno con su equipo?

El club nos proporciona los medios para poder grabar (la cámara y trípode) mientras que los cuerpos técnicos nos encargamos de grabar los partidos y los entrenamientos. Luego somos nosotros mismos los que también llevamos a cabo la labor de analizar el juego propio y del rival, hacer los cortes, seleccionarlos y presentarlos.

En lo referente a nuestra dinámica, señalar que basamos nuestro trabajo principalmente en tres tipos de vídeos. El primero partiendo de los aspectos del juego que estamos desarrollando en los entrenamientos mediante cortes de nuestros propios partidos. Al hilo de esto, como ya comenté anteriormente, para nosotros es muy importante el análisis desde el punto de vista del jugador pero sin desdeñar los comportamientos grupales. Por eso a la hora de guardar los cortes de vídeo los clasificamos en tres carpetas distintas: (1) de jugadores, (2) por demarcaciones, (3) por conceptos. De esta manera con un simple vistazo podemos observar si hay comportamientos que se repiten tanto positiva como negativamente en una persona, en compañeros que juegan en una misma posición o bien si la causa es el concepto. A partir de esto, generamos vídeos de 3 o 4 minutos como máximo, con vistas a reunirnos con el jugador o jugadores correspondientes.

En ocasiones, sumamos a estos vídeos acciones de profesionales realizando la misma acción, priorizando los del R.C. Deportivo con la finalidad de incrementar el sentimiento de pertenencia al club y que se sientan reflejados en ellos. Si la reunión es grupal, al analizar algún error observado. Lo relevante para nosotros no es el quién sino el qué, de tal manera que hacemos hincapié en la mejora del concepto, sin poner nombres y apellidos a la acción. Esto es muy importante cuando trabajamos con edades tempranas, con el fin de no disminuir su autoestima. En este sentido es conveniente escoger acciones de diferentes jugadores, para que ellos mismos observen que es un error común.

Lo siguiente será desarrollar un plan de actuación que les permita afianzar o mejorar lo trabajado. Este plan de actuación consiste en: primero, tras haber visionado el vídeo, hacer una reflexión conjunta con el jugador o jugadores, segundo tratar de llegar a un acuerdo en el establecimiento de objetivos, tercero crear situaciones de juego específicas siguiendo el principio de prospecciones donde puedan trabajarlos, cuarto realizar un seguimiento de su desarrollo siendo conscientes que lo fundamental será direccionar nuestra comunicación e intervención hacia los objetivos propuestos, y quinto, una vez hayamos observado que el comportamiento buscado se convierte en habitual, confeccionaremos un vídeo en el que el jugador o jugadores puedan ver que alcanzaron los objetivos propuestos, para posteriormente volvernos a reunir con él o ellos para mostrárselo y decidir los pasos siguientes. En este último paso el objetivo fundamental es reforzar positivamente al jugador con el fin de incrementar su motivación por seguir mejorando.

El segundo tipo de vídeo que utilizamos está basado en la metodología empleada en las escuelas de educación infantil, de las que podemos aprender muchísimo, en las cuales parten de sucesos que están de actualidad para construir el aprendizaje en el aula, de esta manera los más pequeños se sienten motivados y observan la utilidad de lo aprendido. Así, nos servimos de goles o jugadas que se dan en el fútbol profesional y ejemplifican los contenidos que estamos desarrollando, o vamos a desarrollar, en los entrenamientos, con el fin de activar el camino hacia el aprendizaje: motivación, atención y memoria, por este orden. Así funciona el cerebro. Precisamente estos días hemos visionado y analizado con los niños el gol de Andone al Levante donde trazaba un desmarque en “L”, apareciendo desde la espalda de su defensor para ganarle la espalda a la línea defensiva, porque esta misma semana uno de los contenidos del aprendizaje del equipo eran los desmarques de extremos y delanteros.

El tercer y último tipo de vídeo se centra en el desarrollo emocional y la personalidad del jugador. Formar personas y no solo futbolistas es vital para nosotros, porque sin un buen manejo de las emociones es realmente difícil que lleguen a ser grandes futbolistas. Además, la gran mayoría de ellos se quedan por el camino, por lo que formarlos para la vida también es nuestra responsabilidad. Uno de los vídeos que siempre pongo de ejemplo es una carrera en la que Marc Márquez sale último en el GP de Portugal de 2010 debido a una caída que tiene en la vuelta de reconocimiento y termina ganándola. Saber gestionar la rabia y frustración que se produce al ver cómo se reducen drásticamente tus opciones de ganar para convertirlas en ilusión y ganas de superarse a uno mismo es fundamental si queremos formar deportistas.

Por último, a la hora de planificar nuestro trabajo siempre jugamos con dos factores: la normalización y la sorpresa. Normalización en tanto en cuanto queremos que se familiaricen con esta forma de aprender, sin que vean en ella ninguna connotación negativa, es decir, que no se sientan atacados por haber realizado una mala acción. Y sorpresa como elemento educativo que produzca atracción y active sus procesos atencionales. Modular este binomio de manera correcta será la clave para conseguir el resultado deseado.

6. ¿Piensas que el papel del analista en el futbol profesional está suficientemente valorado? ¿Cómo podríamos dar mayor relevancia a esta persona?

El papel del analista cada día cobra más importancia tanto en el fútbol profesional como en el fútbol base. Es cierto que todavía queda camino por recorrer en ambos casos, sobre todo en el segundo, pero gracias a los avances tecnológicos, la formación académica, y el buen hacer de las personas que ya se dedican a ello, la figura del analista ha ganado peso a lo largo de los últimos años. Conocer el juego y al jugador, y reconocer las regularidades comportamentales tanto propias como de los rivales es lo que nos van a permitir seguir progresando en este aspecto y ganar mayor relevancia en el mundo profesional. Solamente el trabajo y la constancia legitimará nuestro papel dentro del cuerpo técnico.

7. ¿Qué destacarías de LongoMatch como herramienta de análisis de partidos?

Destacaría la gran facilidad de uso y las diferentes posibilidades que nos permite, pese a ser una versión no de pago. Las más importantes para mí son: la creación de una botonera personalizada, con la que podemos editar el color de cada botón, clasificarlos, decidir cuándo comienza y cuándo termina el corte, etc. Y poder etiquetar los cortes según los equipos y los jugadores, lo que nos permite acceder de forma rápida a cada una de las acciones de un determinado jugador.