¿Cómo perfilarse bien defensivamente y tener una correcta orientación corporal?

18 de Enero de 2018 a las 11:59

¿Cómo perfilarse bien defensivamente y tener una correcta orientación corporal?

En este post vamos a hablar sobre un tema muy importante que tiene que ver con la fase defensiva de los equipos. Es un aspecto del juego a nivel individual que puede afectar al colectivo si no se realiza de manera correcta.

El perfilarse defensivamente tiene en cuenta cómo está posicionado el cuerpo del jugador en relación a los demás componentes del juego. En concreto cómo está perfilado con respecto al balón y al oponente que está cerca de él, teniendo siempre en cuenta la ubicación de la portería que defiende.

Cuando estamos en fase defensiva, y desde el punto de vista individual, hay que tener una orientación corporal que permita no ser superado por el oponente directo en los duelos individuales. Hay que buscar estar situado siempre entre el balón, el jugador rival y la portería. El error más frecuente es estar centrado exclusivamente en el balón y que el oponente directo nos supere porque acabamos perdiendo la visión sobre el rival.

En la orientación corporal podemos encontrar dos situaciones defensivas que manifiestan este perfil:

  • Orientación corporal en relación a un oponente que no tiene el balón, pero está en disposición de recibirlo y buscamos marcarle. Hay que buscar estar situado entre el balón y el atacante, teniendo la portería que defendemos siempre a nuestra espalda para no ser superados.
  • Orientación corporal en la disputa 1vs1 contra un oponente que tiene el balón. El defensor buscará orientar el avance del atacante posicionando su cuerpo hacia zonas que no cause peligro para su equipo. El jugador defensor se posicionará de una manera, en función de la lateralidad su rival. Si el jugador es diestro, el defensor le tapará la salida hacia su pierna natural, obligándole que salga por su lado menos hábil. En zonas cercanas a portería orientaremos al jugador para que vaya hacia fuera alejándose de la zona central donde pueda crear menos peligro.

Estos son momentos, pueden parecer insignificantes durante el partido, pero pueden originar un problema para el equipo, como, por ejemplo, un gol en contra. Es por eso que debemos de darle importancia y debemos de trabajar en los equipos con el fin de obtener una calidad defensiva individual que ayude a una mejora de la organización defensiva colectiva.