Cómo crear y ocupar espacios en la construcción del juego

21 de Diciembre de 2017 a las 12:22

Cómo crear y ocupar espacios en la construcción del juego

En la construcción del juego es muy importante encontrar espacios libres para poder progresar de manera exitosa. La mayoría de espacios los solemos encontrar por las bandas, zonas que el equipo defensor deja más desprotegidas, pero al final, hay que atacar por las zonas interiores que es por donde se marca el gol.

En la zona interior hay una gran acumulación de jugadores de ambos equipos; es por eso que es muy importante que aquellos atacantes sin balón realicen desmarques de apoyo y de ruptura hacia la portería buscando espacios libres para poder recibir el balón o para crear espacios que pueda aprovechar un compañero.

Para ayudaros en la interpretación correcta de estas situaciones de juego, os dejamos unos puntos clave a tener en cuenta:

  • Un jugador que tiene el balón sin un jugador rival cerca y tiene espacios para ir hacia delante, ha de buscar esa progresión mediante conducción del balón, para atraer rivales hacía él y así liberar a compañeros que están marcados.
  • Un jugador que está sin balón, orientado a la situación de juego con opciones de recibir el balón de su compañero, pero tiene una marca rival sobre él, debe realizar un desmarque para poder recibirlo libremente. En el caso de que su rival le siga, debe crear un espacio que pueda aprovechar un compañero que entre en la zona.
  • Debe de haber compromiso de todo el equipo. Pensar en todos y no sólo en el “yo”. Muchos movimientos de los atacantes sin balón tendrán como finalidad beneficiar a un compañero, creando un espacio libre.
  • Los atacantes sin balón deben de tener visión periférica y no estar centrados exclusivamente en el compañero que tiene el balón. Deben de saber interpretar qué hay a su alrededor para encontrar espacios libres para recibir.
  • Deben llevar a la práctica el término táctico de “oscurecer” el cual se trata de que el atacante sin balón, se sitúe a la espalda del jugador rival que le está marcando. En ese momento, el jugador rival puede perderlo de vista y tener opciones de recibir o centrarse en su movimiento y quitar su atención al balón. En el gráfico podemos ver el jugador (10) que se mueve a la espalda y a un costado de (8) para recibir de su compañero (5) entre líneas.