Análisis táctico sobre cómo aprovechar el fuera de juego posicionalmente en ataque

22 de Marzo de 2018 a las 10:26

Análisis táctico sobre cómo aprovechar el fuera de juego posicionalmente en ataque

En nuestros últimos análisis de partidos de fútbol observamos una tendencia en los delanteros a situarse en posiciones de fuera de juego para evitar ser referenciados directamente por los defensores rivales. La práctica común es situarse a la espalda de los defensores para bloquear la visibilidad de los defensores.

Jugadores como Luis Suárez, Messi o Timo Werner son grandes ejemplos de estas situaciones del juego.

Estar en posición de fuera de juego implica no poder participar directamente desde esa posición, sin embargo, se pueden dar dos situaciones que favorezcan al equipo:

1. Por un lado, ante una defensa adelantada, el equipo puede situar un jugador en la punta de ataque en posiciones de fuera de juego. Este jugador buscará un juego al espacio con un compañero de equipo que entre por la espalda de la defensa. De esta manera, queda habilitado el jugador que estaba en fuera de juego, quien buscará un pase atrás que deje libre al jugador que estaba posicionado en fuera de juego, llegando antes a ese balón que la defensa rival.

2. Por otro lado, el atacante puede estar situado en fuera de juego sin opción de intervenir pero ante la llegada de un compañero con balón, saldrá del fuera de juego para desmarcarse a la espalda de la defensa. Los defensas no tienen identificada su posición y la entrada de otro compañero con balón, hace que se vean atraídos por él y pierdan la orientación del posicionamiento del otro atacante. Estás acciones tienen que estar muy bien coordinadas entre el pasador y el jugador que sale del fuera de juego, dando la velocidad y tiempo necesarios para no caer en fuera de juego y sorprender a la defensa rival. Para ello es clave tener muy bien trabajados los desmarques, con las consideraciones tácticas que podemos ver aquí.

Estás acciones son muy difíciles de defender para el equipo rival ya que, por un lado, buscan dejar a ese jugador en fuera de juego sin opciones de poder participar, pero, a la vez, deben de estar muy atentos y coordinarse muy bien cuando el atacante se mete en el juego de nuevo y realiza el desmarque a su espalda. Son muchas las situaciones en las que el jugador más alejado, normalmente el lateral, es el jugador que tarda más en coordinarse con el resto de compañeros de la línea defensiva y rompe el fuera de juego habilitando al atacante.

A continuación os dejamos algunas consideraciones que el equipo defensor debe de tener en cuenta:

· No dejar espacios entre líneas. La línea de centrales y laterales debe evitar caer muy abajo para evitar ser arrastrados por los atacantes en fuera de juego y dejar espacios entre líneas.

· La línea de mediocampo debe de realizar una fuerte presión sobre el jugador que tiene el balón y que busca conectar con los delanteros. Evitar que salgan los centrales de su zona para no dejar espacios a su espalda.

· Cuando el equipo atacante realiza un pase hacia atrás, toda la línea ha de salir hacia adelante dejando claramente en fuera del juego al atacante sin opción de recibir.

· Cuando el equipo atacante entra con un jugador libre con balón, la línea defensiva debe replegarse mediante una carrera lateral y prepararse para correr al espacio que hay a sus espaldas, temporizando para que lleguen ayudas de los jugadores de mediocampo.

· Tener una gran coordinación a la hora de hacer el fuera de juego. Para ello podemos consultar el siguiente enlace con consideraciones claras sobre el fuera de juego.

Con la herramienta de video análisis LongoMatch podemos codificar varios eventos de un partido y crear presentaciones como la del vídeo que nos ayudará a la hora de mostrar la información a los jugadores de aquellas jugadas destacas. En el siguiente enlace podemos ver como realizar una codificación de eventos sobre un partido.