​Análisis táctico del partido Francia-Argentina del Mundial 2018

4 de Julio de 2018 a las 13:13

​Análisis táctico del partido Francia-Argentina del Mundial 2018

El duelo entre estos dos campeones del mundo se lo llevó la escuadra europea gracias a una actuación estelar de Mbappé que anotó 2 goles y provocó un penalti. En el conjunto albiceleste Messi lo volvió intentar, dando 2 asistencias de gol que no fueron suficiente para pasar la eliminatoria. El equipo dirigido por Deschamps pasa a cuartos de final invicto, con 3 victorias y 1 empate hasta ahora, e intentará ganar a otro rival sudamericano, Uruguay. Para ello analizamos el plan que siguió el equipo galo para superar a la albiceleste:

Fase ofensiva:

  • Francia cedió el balón a Argentina (posesión del 60% para la albiceleste) para esperar y salir al contraataque. Los galos son un equipo repleto de jugadores especialistas en atacar los espacios, como son Griezmann, Mbappé, Matuidi o Pogba. El espacio entre las líneas defensiva y media argentina permitieron que, cuando Francia superaba la presión tras pérdida de los centrocampistas argentinos, pudiera salir en conducción libremente ante unos defensas que se intentaban replegar. Además, las transiciones de Francia se ven muy favorecidas por el juego de espaldas de Giroud y Griezmann, que permiten un primer pase vertical y jugar de cara, y también por tener dos centrocampistas como Pogba y Matuidi que son grandes conductores del balón.
  • La titularidad de Giroud favorece el juego directo de los franceses. No hay ningún centrocampista especialista en la creación del juego y por ello cuando el equipo contrario se encuentra organizado se suele recurrir al juego directo hacia Giroud. El cuadro de Deschamps lo tiene bastante trabajado, acumulando jugadores alrededor del envío para ganar la segunda jugada. Esto explica la titularidad de Giroud, a pesar de no ser el mejor delantero francés la pasada temporada, pero por su estilo de juego resulta imprescindible para el juego francés.
  • Como ya hemos visto, el cuadro galo se encuentra cómodo en el juego directo cuando el equipo contrario se encuentra organizado, sin embargo no renuncia por completo al juego combinativo. En esta fase de juego combinativo los laterales ganan profundidad, mientras que los tres delanteros se cierran. El objetivo es crear línea de pase con uno de los delanteros para que puedan tocar de cara y generar ventaja. De esta manera vino el gol de la sentencia. Francia salió combinativamente y rápidamente buscó un pase para Griezmann, que dejó de cara para Matuidi y ya permitió atacar con espacios a la defensa argentina.

Fase defensiva:

  • Francia se replegó ante el ataque argentino. Esto se realizó principalmente para tener espacios a la hora de atacar en transición. El objetivo era cerrar el carril central, donde prácticamente estuvo en superioridad durante todo el partido. Uno de los tres delanteros se insertaba en la línea de medios formando línea de 4. Este jugador solía ser Mbappé o Griezmann, que intercambiaron esta función. Francia permitió el juego hacia la banda, que la dejaba liberada. Una vez que el balón llegaba al carril lateral basculaban y generaban una gran superioridad, impidiendo que pudiera progresar Argentina. Argentina solo pudo rematar a portería 4 veces en todo el partido, aunque con mucha efectividad ya que anotó 3 goles.
  • Francia solo tuvo un error al vaciar el carril central, que fue al final del primer tiempo. Ese error permitió a Di María recibir con mucho espacio para poder disparar a puerta y conseguir el empate a 1 justo antes del descanso. De esta manera se entiende la importancia para Deschamps que suponía ser fuerte en el carril central.
  • Cuando hablamos de un equipo que defiende a Argentina debemos dejar un espacio para saber cómo intentó anular a Messi. El crack argentino jugó como falso 9. La intención de Sampaoli, que hasta ahora siempre había alineado a un delantero, o Higuaín o Agüero, era permitir que Messi recibiera en posiciones más centradas y pudiera generar superioridades, teniendo libertad de movimientos. Sin embargo, nunca pudo generar superioridad ya que los franceses bascularon bien y nunca permitieron que el argentino tuviera opciones de relacionarse cuando recibiera.
  • Tampoco pudo recibir en el centro para iniciar una conducción o dar ventaja a la posesión. La colocación de los jugadores argentinos fue tal que a menudo veíamos que Messi era el único jugador en el carril central junto a Mascherano. Por ello le facilitaba la labor defensiva a Kanté, Matuidi y Pogba, que se centraron en que no pudiera recibir la estrella azulgrana en esa posición del campo.

    Foto Messi, partido Francia-Argentina Mundial Rusia 2018

Todos los análisis en este artículo están realizados con LongoMatch, la herramienta de análisis deportivo. Haz clic aquí para saber más.