Análisis táctico Alemania-Holanda

22 de Noviembre de 2018 a las 11:35

Análisis táctico Alemania-Holanda

Análisis táctico Alemania-Holanda

La selección holandesa lleva 4 años fuera de las grandes competiciones internacionales tras quedar en segundo y tercer lugar en el Mundial del 2010 y 2014 respectivamente. Tras perder Copa del Mundo en 2010 ante España por la diferencia mínima, se quedó sin disputar la fase final de la última Eurocopa y sin ir Mundial en Rusia, algo muy sorprendente viendo la historia del equipo holandés. Pero en estos años, Holanda ha ido implementando un relevo generacional; jugadores de gran talla mundial como Sneijder, Robin van Persie, Robben, Mark van Bommel, entre otros, han ido dejando paso a jugadores jóvenes que vienen pisando fuerte desde atrás y que se han convertido en el futuro de la selección. Nombres como el del centrocampista Frenkie De Jong y el del central Maathijs de Ligt suenan con mucha fuerza para dar el salto a un gran equipo de Europa.

Todos estos jóvenes talentos, que en promedio no superan los 25 años, han colocado a su equipo por delante de las dos últimas selecciones campeonas del Mundo (Alemania y Francia) en la fase de clasificación de la UEFA Nations, y se han clasificado para la Final Four que tendrá lugar en el próximo mes de junio.

Vistos todos estos argumentos, en este post analizaremos de cerca la propuesta holandesa viendo su partido contra Alemania. Veremos cómo, tras ir perdiendo por 2 a 0, consiguieron empatar a dos en la segunda parte y asegurarse la primera posición del grupo.

Fase ofensiva

En fase ofensiva, vemos un equipo que tiene talento y busca construir el juego desde atrás con dos centrales como de Ligt y Virgil, que dan al balón una salida correcta, siempre acompañados de los mediocentros. De entre estos últimos destaca el joven jugador del Ajax, Frenkie De Jong. Y muchos son los grandes equipos de Europa están pujando por este joven de tan solo 21 años.

A todo eso se suma que Holanda arriba despliega jugadores de gran calidad: son rápidos y eléctricos, y siempre salen combinando desde atrás, en fases de creación-finalización, buscando cambios de orientación, explotando la velocidad de sus puntas y jugando al espacio.

Fase defensiva

Aunque en fase defensiva Holanda aprieta desde arriba, en la primera parte del partido se encontraron con más de una dificultad que Alemania aprovechó para crear superioridades numéricas en el medio campo. Lo anterior consiguió que durante los primeros 45 minutos Holanda no acabase de cerrar correctamente los espacios interiores y entre líneas.

Después de las dificultades de la primera parte, los holandeses salieron al campo tras el descanso y rápidamente consiguieron contrarrestar el juego alemán. Holanda dio un paso adelante mediante una presión alta con la que tapaban todas las opciones cercanas de pase de los alemanes. Esto bloqueaba las opciones fáciles de salida del equipo teutón, obligándolos llevar a un juego más directo.

Como vemos, la selección holandesa tiene motivos para ver un futuro alentador y dejar atrás las decepciones de los últimos años. La oportunidad que se le ha dado a estos jóvenes talentos parece ser clave de sus renovadas esperanzas de revivir aquella legendaria Naranja Mecánica.

Todos los análisis en este artículo están realizados con LongoMatch, la herramienta de análisis deportivo. Haz clic aquí para saber más.