El juego sin portero en el Mundial de Balonmano

24 de Enero de 2019 a las 16:00

El juego sin portero en el Mundial de Balonmano

Análisis del juego sin portero en Igualdad numérica de la selección de Macedonia

Por Óscar Guitiérrez

Analista de Balonmano

En el presente Mundial de balonmano, que se está celebrando en las sedes germano-danesas, uno de los temas que más se está debatiendo entre los técnicos es el aprovechamiento de la modificación del reglamento que realizó la International Handball Federation para el actual ciclo olímpico, relativa a la posibilidad de jugar sin portero sin la necesidad de usar un “peto” que distinguiera al jugador de campo como aquel que asumía el rol de portero. Aunque anteriormente los entrenadores ya tenían la posibilidad de retirar al guardameta e introducir un jugador extra, el hecho de que luego tuviera que venir un jugador concreto a la sustitución parecía frenar su uso frecuente. El matiz introducido por la IHF ha inducido a su utilización de una manera mucho más continuada, incluso ha llegado a convertirse en pauta habitual de juego de algunos equipos.

El objetivo de este análisis no es hacer un debate sobre la idoneidad de su uso y como afecta a la esencia del juego del balonmano. Actualmente es un recurso más y los entrenadores tienen la obligación de sacar el máximo rendimiento a sus equipos. Por eso, a continuación se analiza su aplicación por la selección que, en el presente campeonato, ha utilizado con mayor frecuencia el juego sin portero, Macedonia, centrándonos en las situaciones de igualdad numérica (desechamos las situaciones de inferioridad ofensiva producidas por alguna sanción disciplinaria en las que se cambia el portero por un jugador para iniciar el juego en igualdad numérica).

Uno de los objetivos generales del juego ofensivo es obtener una superioridad numérica que suponga una ventaja a los atacantes para su aprovechamiento. Obviamente, si tenemos la posibilidad de atacar con 7 jugadores frente a los 6 defensores, ya hemos obtenido ese desequilibrio numérico. Vamos a desarrollar como aprovecha esas situaciones la selección de Macedonia, distinguiendo las variaciones que pudieran existir ante distintos tipos de sistemas defensivos.

Ataque 7x6 ante una defensa 5:1

Cuando esta selección desarrolla el juego de 7x6 ante una defensa 5:1 coloca el pivote que está en el lado por donde se va a iniciar abierto (entre el defensor exterior y el lateral) y el otro pivote cerrado (entre el defensor central y el lateral de la zona contraria).

A partir de ahí, bien directamente o bien con alguna permuta o cruce inicial, el lateral ataca hacia la zona central para, según las respuestas defensivas, realizar la toma de decisiones. La gran mayoría de las situaciones, es Kiril Lazarov el jugador que asume esa responsabilidad apoyándose en su enorme calidad. En el caso que consiga fijar al defensor avanzado se genera una superioridad ofensiva (4x3) en la zona contraria. A menudo, el defensor exterior está obligado a presionar al impar para intentar romper el desequilibrio defensivo, situación que aprovechan para realizar un pase largo a ese extremo.

Si fija al defensor lateral del lado que inicia se aprovecha el 2x1 que se origina en la misma zona.

Veamos en el siguiente vídeo las distintas posibilidades expuestas.

Ataque 7x6 ante una defensa 6:0

Cuando atacan 7x6 ante un sistema defensivo 6:0 pueden situar a sus pivotes de diferente manera.

  • Sitúan a los dos pivotes cerrados, entre el defensor lateral y el central.

Una de las posibilidades es el inicio con un cruce para situar a Lazarov en la zona central y realizar un cambio de dirección en la circulación del balón para aprovechar un 3x2 en esa zona.

Si Lazarov se sitúa directamente en el central, lo habitual será la circulación del balón buscando fijar a los pares hasta que se consigue hundir a la defensa para el lanzamiento a distancia.

Otra variante es que Lazarov no sea el jugador que inicie y esté situado en su puesto específico habitual. En este caso, es el central el que toma la iniciativa para aprovechar un bloqueo exterior del pivote y desarrollar una superioridad numérica por ese lado.

  • Situación de un pivote abierto (entre el defensor exterior y lateral) y el segundo pivote cerrado (entre los dos defensores centrales).

A partir de esta situación es el central el que inicia con un cruce con el lateral para fijar a sus defensores pares en amplitud, generando una situación de superioridad ofensiva de 4x3 en la zona contraria con espacios amplios.

Con la misma situación de los dos pivotes, es Lazarov el que inicia y desarrollan el juego en función de las situaciones (lanzamiento a distancia o pase al pivote).

En el vídeo que viene a continuación se pueden contemplar las distintas variantes.

Todos los análisis de este blog fueron hechos con LongoMatch, el software de video análisis que ayuda a entrenadores, analistas y deportistas.

Descarga LongoMatch aquí.